Episodio 27: Redactar bien tu TFG no es un don, se aprende

En este episodio del podcast quiero desmontar un mito según el cual, escribir bien cualquier tipo de texto es un don.

No te lo creas. Escribir bien se aprende, como cualquier otra habilidad.

En este episodio te contaré:

  • cuál es el mito sobre la escritura
  • de dónde ha salido
  • por qué creo que es falso
  • cómo puedes aprender a redactar bien tu TFG

Dale al play y que lo disfrutes 🙂

Si eres de l@s que prefieren leer, te he preparado un resumen de lo que he hablado en este episodio.

Baner-Cómo-redactar-tu-TFG

El gran mito sobre la escritura

Hay una creencia bastante extendida que escritor se nace.

La figura del escritor suele estar rodeada de cierto misterio, Musas e inspiración. Sobre todo cuando se trata de escritura creativa como de novelas, poesía, cuantos, teatro, etc.

Parece que no puedes aprender a escribir bien. O naces con este talento que te surge por ciencia infusa o no tienes nada que hacer. Te vas a morir escribiendo mal o regular.

Pero este mito no acompaña solo a la escritura creativa. En realidad está relacionado con cualquier texto escrito. Con trabajos académicos también.

Asumimos que hay gente a la que se le da bien escribir y hay gente a la que no, y ya está.

O has nacido con el gran don y escribes genial cualquier tipo de texto o vas a sufrir durante toda la vida cada vez que te toque poner algo por escrito.

Y tarde o temprano te tocará porque a lo largo de tu vida tendrás que escribir bastante, ya sean trabajos académicos, reclamaciones, peticiones o cualquier otra cosa.

Si has nacido sin el don de la escritura, no hay más solución que sufrir cada vez que tengas que coger el boli o abrir el Word.

En el programa de hoy quiero decirte cuál es mi punto de vista al respecto y desmontar este mito.

Ya te lo adelanto: escribir no es un don, se aprende.

¿Por qué la gente piensa que escribir bien es un don?

Durante mucho tiempo me preguntaba por qué había surgido este mito.

En Polonia existe esta creencia que escribir bien es un don innato, aquí también. ¿Por qué?

Porque no pasa lo mismo con otras artes.

Si quieres ser pintor, escultor o dibujante, vas a Bellas Artes. Y allí no solo analizas obras de artistas famosos, sino que además practicas tú. Aprendes cómo pintar, dibujar, esculpir o lo que sea.

¿Sueñas con ser músico? Tienes el Conservatorio Superior de Música. Allí te enseñan cómo tocar el instrumento que tú quieras.

Si quieres ser bailarín o bailarina, vas al Conservatorio Superior de Danza. Y allí te enseñan cómo bailar.

¿Que quieres ser actor o actriz? Tienes la Real Escuela Superior de Arte Dramático. Allí aprendes técnicas para convertirte en actor o actriz.

Pero en ningún sitio te enseñan cómo ser escritor.

La carrera de escritor como tal no existe. No hay ningún sitio oficial, ninguna enseñanza universitaria o superior que te forme para que seas escritor o escritora.

Podrías pensar que te enseñan algo en filología. Ni mucho menos. Y te lo digo desde la experiencia porque yo estudié Filología Hispánica y allí nadie te enseña cómo escribir obras de ficción.

Sí que analizas un montón de obras, las destripas, pero en ningún momento escribes tú, en ningún momento practicas escribiendo una obra de ficción. Nadie te explica cómo construir los personajes, cómo escribir buenos diálogos, cómo construir una trama que enganche a tus lectores. Nada.

Obviamente existen muchos cursos de escritura creativa y hay montones de libros que te explican todas las técnicas (sobre todo en inglés), pero ninguna universidad te ofrece una carrera de escritura creativa (en los Estados Unidos sí).

Claro está que hay gente que va a aprender a redactar con más facilidad, más rápido. Por supuesto que hay gente a la que se le da bien escribir o tiene más sensibilidad a la hora de observar el mundo y lo traslada a sus obras.

Pero no significa que, aunque aprendas más lento, no seas capaz de redactar buenos textos.

Si lo piensas bien, por muy bien que se te dé tocar el violín, por ejemplo, nadie espera que toques una fuga de Bach, por ejemplo, sin haber estudiado nada.

Con la escritura no pasa lo mismo. O naces un cervantes o no tienes nada que hacer.

Durante nuestra vida nos veremos obligados a redactar muchos textos, pero recibimos una formación muy escasa.

En el colegio te enseñan cómo escribir, pero más allá de la ortografía y la gramática no te explican mucho más. No suelen enseñarte cómo componer un texto, cómo ordenar tus ideas, estructurar tu trabajo. No practicas demasiado.

Redactar bien tu TFG a la primera es una exigencia absurda

Lo mismo pasa con el TFG.

Estudias cuatro años sin que nadie te explique cómo redactar trabajos académicos (de practicarlo ni hablamos) y de repente, el último año de carrera te dicen que tienes que escribir el trabajo de fin de grado.

Si jamás has practicado la escritura académica, me parece surrealista esperar que hagas tu TFG bien a la primera.

Claro que en el colegio, el instituto o el bachillerato te mandaban hacer redacciones, pero no practicas el tipo de escritura que necesitas para hacer tu TFG: la escritura académica.

Entonces que nadie me diga que, porque en el colegio se escribía algo, uno ya sale preparado para elaborar trabajos académicos de la complejidad de un trabajo de fin de grado.

Es como si porque en el colegio te enseñaban a tocar la flauta en la universidad te pidieran que compusieras y tocaras delante de un tribunal una pieza entera.

Suena absurdo, ¿no?

Pues con el TFG pasa eso. Lo tienes que hacer desde cero sin que nadie te explique cómo se hace y defenderlo ante un tribunal.

Por eso yo en este blog quiero enseñarte cómo escribir textos académicos.

Por eso grabo el podcast y por eso he escrito dos libros sobre este tema. El primero, titulado Cómo hacer tu trabajo de fin de grado. Guía paso a paso para escribir tu TFG con éxito, para explicarte cuál es la estructura de un trabajo de investigación y qué información incluir en cada apartado.

Y el segundo, titulado Cómo redactar tu trabajo de fin de grado. 900 frases listas para usar en tu TFG, TFM o artículo científico y que sale a la venta el 9 de febrero, para ofrecerte frases-plantilla más utilizadas en los artículos científicos.

Porque redactar bien un trabajo académico es una habilidad que se puede aprender.

Cómo puedes aprender a redactar bien tu TFG

A continuación te daré tres consejos para que aprendas a redactar tu TFG.

1. Lee mucho

La mejor forma de aprender a escribir es leer. Cuanto más, mejor.

¿Quieres redactar bien tu TFG? Lee artículos científicos, trabajos de otros años, libros, cualquier publicación relacionada con tu especialidad.

2. Analiza los textos

Fíjate en cómo sus autores han estructurado el texto, cómo han empezado cada capítulo o apartado, qué información han incluido en cada uno de ellos.

Analiza el texto para saber qué tipo de lenguaje se ha utilizado, qué tiempos verbales, qué expresiones.

3. Practica

Es el consejo más importante.

Si quieres aprender a escribir, necesitas escribir.

Si solo lees mucho y te fijas en cómo escriben los demás, pero nunca coges el boli o nunca abres el Word y empiezas a escribir tú, no vas a aprender.

Es como si quisieras aprender a nadar solo con vídeos o descripciones, sin meterte en el agua. No funciona.

Es verdad que necesitas la parte teórica para saber que se redacta los textos académicos, pero la pieza clave, lo que de verdad va a hacer que aprendas es ponerte a escribir tú.


Si este podcast te gusta y te parece útil, por fi, házmelo saber: pon un comentario o una valoración en iVoox o en iTunes, o sigue mi programa en Spotify. También puedes compartirlo con tus compañer@s. Millones de gracias de antemano.

Y gracias por estar allí al otro lado de la pantalla, porque sin ti esto no tendría sentido.

Nos escuchamos el lunes que viene. ¡Hasta entonces y que pases muy buena semana!