Episodio 15: 6 consejos para evitar el plagio en tu TFG

¿Tienes miedo e inseguridad a la hora de escribir tu TFG porque no sabes si estás cometiendo plagio?

¿Han pasado tu trabajo por un programa y te ha salido plagio aunque tu intención de fue robar las ideas a nadie?

El tema de plagio vuelve locos a la mayoría de los estudiantes. Por eso en este episodio te daré seis consejos para evitar el plagio en tu TFG.

En este episodio te contaré:

  • qué significa plagiar
  • por qué te sale plagio en tu TFG
  • seis consejos para evitar el plagio en tu trabajo
  • cinco posibles alarmas que te avisan de que necesitas una cita

Dale al play y que lo disfrutes.

Si eres de l@s que prefieren leer, te he preparado un artículo sobre el tema del que hablo en el podcast.

Qué es plagio

Todos más o menos sabemos qué significa plagiar: copiar un trabajo o una idea de otra persona y decir que es tuya. Y cuando digo idea o trabajo también pienso en partituras, imágenes, dibujos, coreografías, etc. Cualquier cosa que no hayas creado tú.

A la hora de escribir tu TFG plagiar no solo significa robar el trabajo de otra persona, sino también no reconocer la autoría de ideas o conceptos que no has elaborado tú.

Plagiar no siempre consiste en robar el trabajo entero. Copiar y pegar fragmentos de un trabajo o de muchos trabajos que no son tuyos, también es plagio.

Yo lo llamo plagio tipo patchwork.

Por si nunca te has topado con la palabra «patchwork», simplificando, se trata de costura con retales. Es una técnica de costura que consiste en coger trozos de varios tipos de telas y con esos retales crear colchas, faldas o cualquier otro tipo de prenda. Bueno, hay gente que con esta técnica cose hasta bolsos, estuches, juguetes, cojines, lo que sea.

Pero volviendo al plagio, plagio tipo patchwork consiste en copiar fragmentos de muchos trabajos y pegarlos en el tuyo para así «tejer» tu TFG con textos de los demás y con toda la jeta del mundo presentarlos como si fueran tuyos.

Eso no mola, no es legal y se llama plagio.

Por qué te sale plagio aunque plagiar no era tu intención

Si estás leyendo esto o sueles escuchar mis podcast, ya sé que tu intención no es plagiar por toda la cara.

Sin embargo, puede suceder que al pasar tu trabajo por el programa antiplagio, aunque no sea tu intención robarle las ideas a nadie, te salga plagio.

¿Por qué pasa eso?

Simplificando bastante, por dos motivos.

Motivo 1: Citas mal

Si no sabes citar correctamente de acuerdo con las normas que te exigen en tu centro, el programa interpretará las citas como si fueran tus propias palabras y avisará de plagio.

Hará lo mismo si intentas reproducir una cita con tu propias palabras, pero lo haces mal.

En ambos casos, aunque indiques el autor y la fuente de tu cita, si no lo haces de forma correcta, el programa detectará plagio.

Motivo 2: Citas demasiado

Citar demasiado es como hacer «patchwork legal» y no vale.

Aunque indiques el autor y la fuente de cada cita, si tu TFG se compone de muchos trozos de otros trabajos, investigaciones o artículos, no es un TFG bien hecho.

La idea principal de escribirlo con tus propias palabras y aportar tus propias observaciones críticas. Entonces si lo que haces es recolectar fragmentos de otros trabajos y otras investigaciones sobre el mismo tema y citarlos en el tuyo, no cumples con esta idea principal.

Sería como repetir lo que han dicho otros investigadores, repetir lo que ya se sabe de sobra.

Encima, si el programa antiplagio detecta que casi todo tu trabajo se compone de citas de los demás, saltarán las alarmas.

6 consejos para evitar el plagio en tu TFG

Perfecto, entonces ¿qué puedes hacer para evitar ese plagio sin querer?

A continuación te doy seis consejos.

1. No seas un jeta

Bueno, más que un consejo es un requisito. Un requisito indispensable.

Ya sé que tú no eres un jeta (o una jeta) y tu intención no es plagiar trabajos de los demás por toda la cara, pero por si acaso lo pongo, je, je.

Aclarado esto, pasemos a más consejos.

2. Aprende cómo citar

Es lo primero que tienes que hacer: saber qué estilo o qué norma de citación te exigen en tu trabajo.

Para averiguarlo tienes que consultar la guía de elaboración del TFG de tu centro. Te lo indicará seguro. Si no, consulta a tu tutor o habla con tus compañer@s, pero necesitas saber qué normas debes seguir.

Hay muchas normas para citar. Las más populares en las ciencias sociales son las normas APA, pero, por ejemplo, en las ciencias de la salud suelen seguir las normas Vancouver.

Otras conocidas son el estilo Chicago, Harvard o MLA.

Es tu deber, tu obligación y tu responsabilidad comprobar qué estilo debes seguir tú en tu TFG.

Y también te conviene (y muy mucho) aprender a citar según estas normas. En la guía te suelen poner unos cuantos ejemplos y, si no, te toca buscar esta información por tu cuenta. Por suerte hoy en día en internet es fácil encontrar publicaciones que te explican cómo citar en cada estilo.

3. Aprende qué citar

Cuando vas a copiar un fragmento de una investigación o cuando reproduces las ideas de otro trabajo, está claro que necesitas poner una cita.

Sin embargo, hay información que no hace falta respaldar con citas. Se trata del llamado conocimiento común o público.

¿Qué es eso?

Pues como ya te lo puedes imaginar, es información conocida por todos, la que puedes encontrar en cualquier enciclopedia.

Se trata de afirmaciones como, por ejemplo, «Cristóbal Colón descubrió América en el año 1492», «La Tierra es redonda», «Nicolás Copérnico formuló la teoría heliocéntrica del sistema solar», etc.

Este tipo de información se da por cierta y no hace falta que la respaldes con una cita.

4. Aprende cuándo citar

Además de saber qué norma de citación debes seguir en tu TFG y qué tipo de información requiere una cita y cuál no, viene muy bien saber cuándo citar.

Una vez más, con las citas directas (cuando copias un fragmento de otra investigación en tu trabajo), no hay duda. Pero las citas indirectas (cuando reproduces un texto ajeno con tus propias palabras), dan más comederos de cabeza.

Cuando ya tienes experiencia en escribir trabajos de investigación o has leído muchos, te das cuenta de que hay ciertos indicios que te avisan de que necesitas respaldar con una cita lo que estás a punto de escribir.

Yo he detectado cinco posibles alarmas.

Cinco posibles alarmas que te avisan de que necesitas una cita:

Alarma 1: Escribes el nombre de algún autor

Cuando mencionas a alguien en tu TFG, es casi seguro que necesites respaldar lo que vas a escribir con una cita.

Me refiero a frases como «Según Pepito…», «En su investigación Pepito habla de…», etc. Presta mucha atención cada vez que nombres a alguien porque posiblemente esto te indica que se avecina una cita indirecta.

Alarma 2: Comentas trabajos, investigaciones, teorías, etc., de los demás

Ojito cuando en tu TFG mencionas trabajos de otras personas, sus artículos, libros, investigaciones, estudios, teorías, experimentos, etc.

Se trata de frases como «El reciente estudio de Pepito revela que…», «Según la teoría de Pepito…», etc.

Alarma 3: Aportas definiciones

Si incluyes una definición que ha elaborado otra persona, debes reconocer su autoría. Cada vez que definas algún concepto y esta definición no es tuya, es señal de que necesitas respaldarlo con una cita.

Cuidado con frases como «El concepto de X se ha definido como…», «… ha sido denominado por la literatura científica como X», etc.

Alarma 4: Aportas datos, números, estadísticas

Si en tu TFG incluyes datos, números, estadísticas, etc., que no has recogido y elaborado tú, es otro indicio de que necesitas una cita.

Así que ten cuidado con las frases como «El 90% de la población…», «8 de cada 10 mujeres…», etc.

Alarma 5: Utilizas palabras poco precisas

Con palabras poco precisas me refiero a palabras como varios, algunos, muchos, numerosos, diversos, la mayoría de, etc.

Pon atención a frases como «Muchos estudios demuestran que…» (¿cuántos son muchos? Cítame algunos), «Numerosos autores afirman que…» (¿quiénes? Quiero alguna referencia).

5. Aprende a parafrasear

Parafrasear significa reproducir el fragmento que quieres citar con tus propias palabras.

Esto suele ser un problema si no tienes experiencia en escribir trabajos porque a menudo «tus propias palabras» se parecen demasiado al fragmento original.

Si solo cambias el orden de la frase y unas cuantas palabras, ya te lo digo yo que lo estás haciendo mal.

Además, esto se nota enseguida porque (como es normal) el estilo de un (una) principiante no se parece nada al estilo que tiene alguien quien lleva años escribiendo trabajos de investigación.

Encima si lo que intentas parafrasear se parece demasiado a la cita original, el programa antiplagio dará el aviso.

Un truco para aprender a parafrasear es no mirar el texto original. Lee el fragmento que quieres citar, ciérralo y repítelo con tus propias palabras.

Una señal de que lo estás haciendo bien es cuando tu versión es más corta que el texto original y refleja tu estilo.

6. Cita con moderación

No me hagas un TFG con retales.

Recuerda que la idea es que con tu trabajo demuestres que eres capaz de pensar por ti mismo (misma) y te será muy difícil demostrarlo si no paras de meter citas.

Citar mucho (aunque lo hagas perfecto, te sepas la norma y todo el rollo) se considera un error.

Simplificando bastante, lo ideal es que las citas no pasen del 15% del total de tu trabajo. Así que selecciona tus citas a conciencia.

Antes de incluir una cita pregúntate si de verdad es necesaria y si aporta alguna información nueva o valiosa. Si es así, adelante, métela en tu trabajo. Si no, prescinde de ella.


Como siempre, espero que te haya gustado y que te haya parecido útil. Si es así, compártelo con tus compañer@s para que también puedan escribir su TFG sin agobios.

Y mil gracias a tod@s por vuestras valoraciones y comentarios en iVoox, 5 estrellas en iTunes, por escribirme y por estar allí al otro lado de la pantalla, porque sin vosotr@s esto no tendría sentido.

Nos escuchamos el próximo lunes. Esta vez hablaremos sobre cómo tener ganas de escribir el TFG. ¡Hasta el lunes y que tengáis muy buena semana!

¿Te ha gustado? Compártelo con tus compañeros
Share on Facebook
Facebook