Episodio 14: Cómo estructurar tu TFG

La estructura no te quitará el sueño, si tu TFG tiene el diseño de un típico artículo de investigación que incluye el resumen, la introducción, materiales y métodos, resultados, discusión y conclusiones.

El problema empieza cuando tu trabajo no es un artículo de investigación y en la guía lo único que te indican en cuanto a la estructura es que debes incluir la introducción, el desarrollo y las conclusiones.

Entonces te preguntas: «¿Cómo narices estructuro la parte del medio?».

En este episodio te contaré:

  • por qué la estructura de tu trabajo cuenta mucho en la nota final
  • qué claves puedes encontrar en la guía del TFG en cuanto a la estructura
  • cuál es el elemento fundamental del que la estructura surge casi sola
  • qué tres ingredientes debes tener en cuenta antes de ponerte a estructurar tu TFG
  • cuáles son las formas más comunes de estructurar un trabajo

Dale al play y que lo disfrutes.

Enlaces a sitios mencionados en este capítulo:

Si eres de l@s que prefieren leer, te he preparado un artículo sobre el tema del que hablo en el podcast.

Por qué la estructura de tu TFG es tan importante

Cómo estructuras tu trabajo es otro de los elementos (junto con la elección de la bibliografía y saber citar correctamente) que tiene mucho peso en la nota final.

Que tu TFG esté organizado de forma clara y tenga una estructura coherente es vital si quieres obtener una buena valoración.

De hecho algunas guías indican que claridad y organización de la estructura es una de las competencias que se tendrá en cuenta a la hora de evaluar el TFG.

Vamos, más vale que te lo tomes en serio.

Qué claves puedes encontrar en la guía

Desgraciadamente, la información acerca de la estructura que viene en la guía suele ser muy escueta y poco clara.

Lo más común es que te digan que tu trabajo debe tener (¡oh, sorpresa!) una introducción, un desarrollo (a veces llamado exposición) y unas conclusiones.

A veces añaden que la parte del desarrollo es la más extensa de todo el trabajo, se organiza en capítulos y que en ella se presentan y comentan todos los datos acerca de tu tema.

Y ya está. Eso es todo lo que te cuentan.

Si no estás acostumbrado (o acostumbrada) a escribir trabajos, es normal que con tan pocas indicaciones te agobies con en la estructura.

Tres elementos indispensables para estructurar tu TFG de forma clara y coherente

Antes de ponerte a pensar cómo estructurar tu TFG, necesitas tres ingredientes que te van a facilitar un montón la tarea. Estos tres elementos son:

  1. el tema de tu trabajo (el título)
  2. los objetivos
  3. la metodología

El tema es el elemento central alrededor del cual va a girar tu estructura. Marcará la dirección general para que no te vayas por las ramas.

Los objetivos es el elemento más importante de los tres. Es más, a veces basta definir unos objetivos claros y la estructura sale sola. Ya te lo demostraré más adelante con los ejemplos.

Por último, la estructura depende de la metodología. Por ejemplo, no es lo mismo hacer una revisión bibliográfica sin más, que hacer un análisis comparativo. Cuando tienes que comprar dos (o más) textos, artículos, investigaciones, leyes o lo que sea, la estructura tiene que reflejar esa comparación.

Cómo estructurar tu trabajo

Muy bien, ya sabes por qué la estructura de tu TFG es tan importante, que la guía no te va a aclarar mucho el asunto y qué tres elementos te van a facilitar la tarea.

Ahora bien, ¿cómo entonces organizar la parte más extensa en capítulos?

Se me ocurren tres formas de hacerlo y te las voy a mostrar con ejemplos de artículos que no siguen la estructura del típico artículo de investigación (si quieres leerlos enteros y ver todos los detalles, tienes los enlaces a los cuatro artículos más arriba).

1. Aspectos relacionados con el tema principal

Se trata de que pienses cuáles con los aspectos relacionados con el tema y los objetivos de tu trabajo. ¿Tu lector necesita saber algo antes de entrar en materia?

Por ejemplo, los autores del artículo «Impacto de las redes sociales e internet en la adolescencia: aspectos positivos y negativos» (enlace más arriba) estructuraron la parte central de su trabajo en los siguientes capítulos:

  • Identidad adolescente y redes sociales
  • Tipos de comunicación a través de redes sociales e internet (cibercomunicación)
  • Algunas cifras importantes
  • Aspectos negativos del uso de las redes sociales
  • Aspectos positivos del uso de las redes sociales
  • Estrategia de supervisión y control adulto

Los objetivos de este trabajo eran ofrecer una revisión teórica del impacto, tanto positivo como negativo, de las redes sociales en los adolescentes y de la relación directa entre esto y el uso o abuso de las nuevas tecnologías, para educar en su uso, actualizar y orientar a profesionales de la salud sobre las aspectos positivos y negativos de las redes sociales en los adolescentes.

Si te fijas en el orden de los capítulos, primero hablan de la identidad adolescente y redes sociales, y de los tipos de cibercomunicación. No entran directamente en los objetivos, sino que primero comentan algunos aspectos que consideran importantes.

Luego ya sí, los cuatro capítulos siguientes se centran en los objetivos. Es decir, ofrecen unas estadísticas importantes para demostrar la relación entre el uso o el abuso de las nuevas tecnologías por los adolescentes. Luego describen los aspectos negativos del uso de las redes sociales, luego los aspectos positivos y, por último, describen varias estrategias de supervisión.

Otro ejemplo, es la estructura que siguen los autores del artículo «Qué se sabe de bullying» (enlace arriba).

Dividen la parte central en cinco capítulos:

  • Características de los participantes y del contexto social. Dinámicas individuales y grupales
  • Factores protectores y de riesgo individuales y familiares
  • Bullying en cifras
  • Impacto del bullying en el desarrollo y salud mental, a corto y a largo plazo
  • Modelos de abordaje
  • Legislación vigente y su implementación

Los objetivos de este artículo eran: describir las características individuales, las relacionales, los factores de riesgo y protectores, la prevalencia y los programas de abordaje integral del fenómeno.

Los tres primeros capítulos se centran en los objetivos. El cuarto no responde a ningún objetivo, pero incluye un aspecto relacionado con el tema que los autores han considerado importante.

El penúltimo capítulo vuelve a los objetivos y el último describe otro aspecto importante relacionado con el tema general.

2. De lo general a lo específico

Otra forma de estructurar la parte central de tu trabajo es empezar con algún aspecto general de tu tema e ir centrándote en los objetivos.

Así lo hicieron los autores del artículo llamado «El estrés escolar» (enlace al principio del post).

Dividieron la parte del desarrollo en estos capítulos:

  • Estrés
  • Estrés escolar
  • Consecuencias clínicas del estrés escolar
  • Tratamientos

Los objetivos del estudio eran revisar la literatura existente que permita aproximarse a una definición de estrés escolar y entregar herramientas generales de evaluación y manejo de sintomatología.

Como puedes ver, los autores de este artículo empiezan la parte del desarrollo hablando del estrés en general. Luego pasan al tema específico del estudio, es decir, el estrés escolar, y se centran en los objetivos propuestos.

3. Del pasado a la actualidad

Por último, puedes seguir una estructura que parte de los primeros estudios relacionados con el tema de tu trabajo y luego se va centrando en los estudios más recientes y por supuesto en los objetivos.

Un ejemplo de esta estructura es la del artículo «El burnout y su aplicación en el sector de la aviación: una aproximación conceptual» (enlace más arriba).

La parte central de este estudio esta dividida en cinco capítulos:

  • Origen del síndrome del burnout
  • Conceptualización del síndrome del burnout
  • Síntomas y enfermedades psicosociales
  • Síndrome del burnout y la aviación
  • Escalas de medidas del burnout

Los objetivos eran presentar un análisis general del síndrome del burnout, sus orígenes, conceptos, síntomas y herramientas de medición para detectarlo, además, su relación con el sector de la aviación.

Ya te habrás dado cuenta de que la estructura empieza con los orígenes del síndrome del burnout. Luego el artículo habla de las definiciones del síndrome que se iban generando a lo largo del tiempo hasta la actualidad. Los demás capítulos se centran en los objetivos propuestos.


Como siempre, espero que te haya gustado y que te haya parecido útil. Si es así, compártelo con tus compañer@s para que también puedan escribir su TFG sin agobios.

Y mil gracias a tod@s por vuestras valoraciones y comentarios en iVoox, 5 estrellas en iTunes, por escribirme y por estar allí al otro lado de la pantalla, porque sin vosotr@s esto no tendría sentido.

Nos escuchamos el próximo lunes. Esta vez hablaremos sobre el plagio. ¡Hasta el lunes y que tengáis muy buena semana!

¿Te ha gustado? Compártelo con tus compañeros
Share on Facebook
Facebook